¿Habéis visto alguna vez Et Dieu… créa la femme? Era el verano de 1956 y se encendieron las luces sobre St Tropez y sobre su icono Brigitte Bardot, que aquí adquirió su mansión, la famosa Madrague. El 3 de mayo empezaron a rodar y el mundo conoció este pequeño pueblo de pescadores snob y refinado. Pero la historia de St Tropez inicia mucho antes, a principios del siglo cuando el pueblo se convirtió en un centro de veraneo de la Rive Gauche parisina, buen retiro de Juliette Greco, Boris Vian, Sartre y Picasso.

Si esta es la historia, hoy St Tropez no es menos brillante que en aquella época: riqueza y celebridad se dan cita en el Yacht Club, para pasar fantásticas noches en la villa, en el Le Club 55 en la playa de Pampelonne o en el nightclub Les Caves du Roy dell’hotel Byblos. Si no fuera así, las fascinantes calles del pueblo – dividido en parte de abajo, y la del puerto más caótica y movimentada, y la parte de arriba, con callecitas y tiendas – no tendrían un número tan elevado de sociedades de alquiler de yates, agencias inmobiliarias de alto nivel, restaurantes costosos y boutique de grandes firmas…

 

Guía para unas vacaciones especiales

Aquí os pongo una pequeña guía para unas vacaciones especiales aquí, antes de empezar no os olvidéis de echar un vistazo a la naturaleza bellísima que rodea el pueblo: la península boscosa y rocosa de St Tropez es espectacular, la vista al mar a las montañas Maures es excepcional…

Tres días en St Tropez

Un pequeño carnet d’addresses para un largo weekend, donde saborear el espíritu libertino y deluxe del pueblo.

Saint Tropez Alta

Para una cena refinada: no os podéis perder el restaurante y hotel La Ponche: vista increíble y óptima cocina; el característico Le Pescadou tripudio shabby chic de lucecitas colgadas en una bellísima posición; y el Caprice des Deux frecuentado sobre todo por franceses. Se lleva la fama también actualmente el Hotel Byblos, donde Mick Jagger pidió a la estupenda Bianca que se casara con él. Aquí hoy encontramos el Rivea del chef con estrellas Alain Ducasse y el inolvidable disco Les Caves du Roy.

Porto

Para el desayuno al menos una mañana haced una parada en Senequier, el bar rojo más fotografiado de Saint Tropez. En la Petit Plage asomado al paseo del puerto se come con los pies en la arena, siempre lleno. Al lado está el super cool Le Quai música en directo con cantantes y bailes hasta la madrugada. En el local Operà desfilan impresionantes coches de los que se bajan mujeres muy elegantes.

Playa de Pampelonne

Mujeres guapísimas, yates, música … aquí tenéis los ingredientes de esta playa larguísima donde se encuentran todos los establecimientos balnearios más chic de la Cotè Azur.

Tahiti

Sombrillas naranjas que contrastan con los colores de la playa, restaurantes de lujo, pescado fresco y sushi, la tienda más bonita de la playa: aquí encontraréis los ingredientes de la playa más vip de Pampelonne, donde los clientes llegan incluso en helicóptero. Se debe visitar al menos una vez, por la mañana es tranquila, se llena a la hora de comer y sigue llenándose hasta la hora del aperitivo. Tahiti beach >>

Le Club 55

Es un clásico, precioso como en las postales de antaño, aunque no está entre mis preferidos. Se puede tomar el sol en grandes tumbonas en la arena, tomando champán el restaurante super de moda. No hay que perderse un estilo décontracté de la boutique. Le Club 55 >>

Bagatelle

El más solicitado, hay que reservar con una semana de anticipo, nunca hay sitio. Pero vale la pena: fantástica armonía de azul que expresa toda la ligereza del verano. Uno de los must see de la costa, aunque prefiráis sitios menos fashion por un día se puede hacer. Bagatelle >>

Shellona

En St. Barth, un club joven que une escenarios bellísimos para divertirse : bajo el porche de bambú shabby chic, dj cocktail y bailes hasta la madrugada. Óptima la cocina de Yiannis Kioroglo. Shellona >>

Moorea Plage

Como indicado arriba – sun & dance – pero con un estilo un poco más  del caribe. Aquí se come selección de sushi y sashimi, y tiene también  un pequeño centro shopping súper chic con 4 tiendas para ella y para él. Moorea Plage >>

Club des Palmiers

Atmósfera zen, aquí la palabra clave es diversión, aunque muy costoso …Firmado Philipp Plein, este Club es una rapsodia en blanco donde la discreción brilla por su ausencia, bailes y música al atardecer no pueden faltar tampoco aquí. Club des Palmiers >>

Servicios para familias

Junto a los establecimientos más famosos he aquí algunas propuestas en versión más familiar: son las que prefiero, sobre todo por el servicio detallista que ofrecen.

Tiki Beach

Coloreado y en formato familia con sus sombrillas naranjas y la posición estratégica en medio de todo el litoral de la playa de Pampelonne, donde la playa está súper limpia, esta playa es una óptima elección. Debéis probar el restaurante. Tiki Beach >>

Maison Bianca

Uno de mis preferidos es un fantástico tablero de ajedrez en blanco y negro: sombrillas, sofás, mesas y detalles, muy cuidados. Cocina innovativa y muy agradable. Maison Bianca >>

Plage de L’Orangerie

Para mí otro sí absoluto: mood asian- chic, con detalles en estilo y decoración de madera. Óptima la cocina de fusión que une sabores orientales con platos franceses. Plage de L’Orangerie >>

Plage des Jumeaux

Una óptima alternativa del Club 55, con tumbonas y predominio del verde y blanco. La cocina es ligera y simple, perfecta también para una elección cotidiana. Para mí, que amo el estilo degagè pero atento, uno de los mejores. Plage des Jumeaux >>

Manoah Beach

Vale la pena por las impresionantes vistas. Su restaurante tiene una terraza que te hace sentirte come en un barco en medio del mar. Bellísima también la playa, no muy llena. Manoah Beach >>

Polynesie

Pequeñas cabañas exóticas, tumbonas de dos plazas súper – confortables, informal, nuevo y agradable. Hay que pasarse también por la tarde para disfrutar de la llegada del atardecer con un óptimo aperitivo. Polyneisie >>

Tropicana

El blanco, en todos sus matices: relax, playa preciosa, cocina de innovación con óptima materia prima. Lo he dejado por último porque lo he amado literalmente. Una verdadera experiencia para los 5 sentidos! Tropicana >>

Food&wine

Mi pequeño glosario para sobrevivir, entre los food&wine!!!

Mules: los  mejillones cocinados de diferentes maneras
Loup de mer: la lubina
Dorade: la dorada
Lumache 
Foie gras 
La famosa piscina: la copa grande de champán con mucho hielo
Grenadine: la elegía siempre Ines, es una bebida analcohólica, con jarabe de fresa o cereza confitada con un poco de agua y hielo
Caffè gourmet: una selección de pequeños dulces propuestos por el chef, donde siempre hay macarons
Torta Tropezine: tarta de bizcocho rellena de crema
Y no última la tarta de limón con merengue por encima

Los alrededores

Saint Tropez es excelente, pero si te vas a quedar por más de unos días, te recomiendo que vayas de excursión por las ciudades de los alrededores, a las que se puede llegar fácilmente en barco o en coche. Cada una diferente a su manera, disfruté especialmente de las ciudades del interior Ramatuelle, Gassin, Grimaud, las ciudades costeras de Saint Maxime, Port Grimaud, Cap Ferrat y dos islas únicas, Port Cross y Les Porquerolles.


Mira mis otros viajes


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *